Manchas

Sobre la conciencia y un pez que nada tiene que ver

Hace poco estuve en un taller de redacción en el que me invitaron a escribir algo que viniera de una imagen que me mostraron. Al principio, cuando vi la imagen, comencé con una idea totalmente absurda sobre un pez que veía a dos humanos caminando bajo el agua y como ese pez se sentía indignado ante la idea de que los seres humanos se sintieran ahogados en un mar ya que en realidad ellos no sabían qué se sentía vivir rodeado de agua, sin oportunidad de explorar el mundo terrestre.

Sin embargo, después de escribir el primer párrafo la idea cambió sin ninguna clase de permiso. Como la vida, el arte de escribir es inesperado y a pesar de que muchos creen que se necesita de mucha inspiración y planeación para escribir algo, una historia tiende a escribirse sola. Del pez, llegué a lo que les voy a narrar a continuación, que considero es una historia que tiene mucho sentido en mi mente, pero que quizá para ustedes no lo tenga. Así que no sean muy duros con respecto a esto y déjenme saber qué les parece. Aquí les va.

«Muchas veces los humanos suelen decir que se sienten agobiados, que se sienten ahogados en medio de tantos problemas, pero en realidad ese pensamiento no es más que una figura que el hombre ha creado para explicar su desasosiego.

A cambio yo sí sé qué se siente vivir hundido en las profundidades de la nada.

Se deberán estar preguntando quién soy y la respuesta es variada, algunos me llaman la voz en sus cabezas, otros me conocen como La Conciencia.

Desde el comienzo de mi existencia caí en cuenta de lo desdichada que era mi vida: podía entender los sentimientos humanos, sentirlo, nombrarlos, podía pensar por mí misma, pero no podía actuar por mí misma porque no era una sustancia material sino una amorfa, invisible e imperceptible presencia.

No fue hasta que descubrí que yo era poderosa y podía adherirme a los seres humanos, lo cual me generó cierta dicha. Aprendí qué se sentía caminar, a qué sabían las cosas, a qué olían. Aunque hubo algo que no me gustó, descubrí que los seres humanos veían en diferentes tonalidades, su mundo estaba lleno de color y eso les daba el poder de creer que podían actuar como mejor les apeteciera. Para mí, solo había blanco y negro por lo que aquellos colores comenzaron a aturdirme. Fue en ese momento que la idea de que existía el bien y el mal nació. Fui yo quien otorgó orden al Caos.

Todo marchaba bien bajo mi dominio, cuando los seres humanos me escuchaban había paz en el mundo. Yo habitaba en sus cabezas y les decía cómo debían actuar. Era omnipresente y logré llevar a la raza humana a ser la más poderosa del mundo.

Sin embargo, todo cambió cuando el ser humano descubrió una fuerza que podía acabar conmigo. Se dieron cuenta de que en ellos había una fuerza capaz de enseñarles a actuar por su «propia voluntad», una fuerza propia que acabó con toda sensatez con la cual comenzaron a dominarme ellos a mí. Me ultrajaron y me volvieron una falsa y barata copia de lo que de verdad soy. Me convirtieron en un premio de voluntades, donde yo solo justificaba sus acciones cuando, en realidad, nada tenía sentido. Aquello solo trajo desdicha e injusticia al mundo.

Aquella fuerza que logró vencerme venía del músculo más fuerte, del que mantenía vivo sus sistemas: el Corazón. Cuando el odio y el amor se toparon en mi camino, declarándome la guerra fue mi fin y el de la razón humana. No morí, mi castigo fue ser testigo de cómo el hombre se hundía y caminaba en el mar de su perdición, sus propios sentimientos»

Para mí, esto representa la guerra que hay entre la cabeza y el corazón y la moraleja sería que cuando el corazón gobierna por encima de la razón puede ser que no veamos las cosas como son, sino como queremos verlas.

El mundo no es blanco y negro tampoco, pero tenemos que ser cuidadosos de qué colores vemos porque solemos verlo a través de ojos demasiado inocente y podemos disolvernos en una guerra de voluntades que no nos pertenece.cropped-Picture10.png

Se necesita de un equilibrio entre ambos para poder entender el mundo. La armonía entre ambos nos hará libre.

 

(1) Comentario

  1. Me gusta, la he encontrado muy interesante.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.