Manchas

Las princesas del siglo XXI

vía Princesa

¿Cuál es mi cosa con las princesas y los unicornios? ¿Por qué parece que tuviera una obsesión con los cuentos de hadas? Considero que esta es una pregunta que ya va siendo hora de que responda. Tanto por ustedes que me leen como por mí. En estos últimos meses me he dado cuenta de la importancia que tienen los movimientos que luchan para alcanzar equidad de género y justicia para todos. Nunca me había puesto a pensar en esto, ya que supongo no era demasiado consciente de la magnitud del problema. Creo yo que esto se debe a que, por fortuna, crecí en un ambiente donde la discriminación no era algo de presencia constante. En mi familia se acepta a la gente por ser personas, mas no por su sexo. En mi escuela éramos puras niñas y se nos inculcó la importancia de ser mujer, pero sobre todo la dignidad de ser persona. No fue hasta que llegué a Puerto Rico que comencé a ser más consciente y las preguntas empezaron a llegar a mi mente, lo que me llevó a sentir esta necesidad de explicar el porqué del nombre Vía Princesa, por qué el símbolo es un unicornio y sobre todo por qué es un espacio para todos sin importar género, raza, religión u orientación sexual.

Para muchas mujeres ser princesas es una ofensa en nuestros días. Se tiene la típica imagen de la princesita, malcriada y consentida, que le preocupa romperse una uña y que solo espera a que el príncipe venga a salvarla. Es la imagen que, tristemente, se tiene de nuestra infancia y que debemos a películas de Disney como Blancanieves y la Bella Durmiente o películas el arquetipo de las películas de Hollywood, donde la mujer solo es la compañera del protagonista. Tengo que confesar que me encantan las películas de Disney, La Bella y La Bestia junto con Mulán y Tangled (Enredados) son de mis películas favoritas y que veo cada vez que tengo oportunidad, así que la verdad es que no tengo nada en contra de Disney ni Hollywood, ni considero que la influencia que pueda tener en las niñas sea estrictamente mala. Sin embargo, no son las princesas débiles a las que Vía Princesa hace referencia, sino todo lo contrario. Mulán sería el ejemplo perfecto para explicar qué es para mí una princesa del siglo XXI y por qué suelo invitar a todo el mundo a convertirse en una princesa.

Mulán dejó su casa, se disfrazó de hombre, rompió todas las reglas de su sociedad prejuiciosa y logró salvar no a un hombre, sino a toda una nación. ¿Y por qué lo hizo? ¿Para salvar a su padre? Al principio se creería que sí y que la gran moraleja es que hay que sacrificarse por los que amamos. Sin embargo, para mí la lección de esta película es otra. En mi opinión, Mulán salió de su casa porque no estaba conforme, sentía que no encajaba y que era incapaz de seguir lo establecido por su sociedad. No creía en que su finalidad era ser la esposa de alguien y silenciarse por el resto de su vida. No, ella no era eso, sino que era mucho más. Mulán salió de su casa para buscarse a sí misma, para encontrar su lugar en el mundo, para romper todos esos esquemas, y encontrar su voz. Ella logró liberarse de su mundo y encontrar su propia luz, su propia verdad. Brilló con su propia luz.

Esto es lo que es para mí ser una princesa. Es ser una guerrera que tiene miedo tal vez, pero que busca la manera de encontrar su lugar en el mundo. Vía Princesa podría ser fácilmente Vía Príncipe porque esto no solo aplica para las mujeres, sino que aplica para cada uno de los seres humanos. Todos estamos llamados a ser nosotros mismos, a romper las normas que no van de acuerdo a lo que somos, a buscar brillar con luz propia, a encontrar nuestra propia voz. Vía Princesa me ha ayudado a encontrar mi propia voz y de cierta forma guardo la esperanza que les ayude a ustedes a hallar un poco de la suya propia. Vía Princesa es una vía para reflexionar, opinar y ser quien eres sin prejuicios ni reglas. A excepción de la regla de tolerancia.

¿Por qué un unicornio como símbolo? Me encantan los unicornios primero que todo y también está el hecho de que son criaturas cuya existencia nunca se ha podido comprobar por lo que supuestamente nunca han existido, sin embargo existen en la mente de la tradición mitológica de muchas culturas. Es una criatura que representa magia, pureza y yo la agregaría representa la posibilidad de lo imposible. Por eso el símbolo es un unicornio porque Vía Princesa debe llevar un mensaje de que lo imposible se puede hacer posible, de que puede haber magia en el mundo, de que puede haber pureza, paz, alegría, tolerancia y aceptación en nuestro pedacito de universo.

Vía Princesa es para todos los que quieran leer, comentar, compartir opiniones, ser ellos mismos. Creo fielmente en que nuestro mundo necesita un mensaje de esperanza, pero también creo que con ayudar a una persona a sonreír en un momento de necesidad, todos los esfuerzos por hacer el mundo un lugar mejor valen la pena.

Les agradezco a todos los que me leen, comentan y comparten mis contenidos. Por favor, sigan haciéndolo, nunca podré avanzar si no recibo retroalimentación. Gracias a todos y les deseo feliz semana. Permanezcan en la lucha, sean felices y póngale un poco de magia a sus vidas.